Ud está aquí:
  1. Museo Casa de Cervantes
  2. El Museo
  3. Historia

Historia

Aquí residió entre 1604 y los primeros meses de 1606 Miguel de Cervantes. En ella, tuvo el privilegio de disfrutar de una de sus grandes satisfacciones en vida: hojear los primeros ejemplares del Quijote.

Así empezó todo

A comienzos del siglo XVII, Felipe III trasladó la Corte de Madrid a Valladolid. Siguiendo la estela del rey, Miguel de Cervantes, que era recaudador de impuestos, llegó en 1604 y se instaló con su familia en una vivienda en el Rastro Nuevo de los Carneros. Esta casa fue su morada hasta los primeros meses del año 1606, momento en que la Corte se trasladó de nuevo a Madrid.

A finales del siglo XVIII, se halló el expediente sobre la muerte de don Gaspar de Ezpeleta, un caballero calatravo que sufrió una emboscada junto a la casa. Entre las declaraciones de los testigos que ayudaron a socorrer al caballero, se encontró la de Miguel de Cervantes. Gracias a ello, se pudo identificar la vivienda.

Ver más

Línea horizontal

Primeros proyectos

En 1872, un grupo de jóvenes escritores fundó el Ateneo Cervantino, aunque apenas duró seis meses. Con motivo del 270 aniversario de la publicación del Quijote, se creó la sociedad Casa de Cervantes el 23 de abril de 1875. La vivienda se enriqueció con cuadros, armas y libros antiguos y ediciones raras del Quijote.

Cerca de la casa, se inauguró en 1877 una estatua a Cervantes, realizada por Nicolás Fernández de la Oliva, en el Campillo del Rastro, cercano a la casa. La figura se dispuso sobre un pedestal con los cuatro relieves con episodios cervantinos de Pablo Santos de Berasategui que hoy se hallan en el patio del Museo.

Ver más

Línea horizontal

Tres patronos para salvar la casa

Don Benigno de la Vega-Inclán informó al rey don Alfonso XIII de la situación ruinosa en la que se encontraba la vivienda. El monarca acogió la proposición y le ordenó crear la Institución Cervantina. Además, alquiló la casa n.º 10 para evitar su posible venta y desaparición.

En 1912, por iniciativa del marqués de la Vega-Inclán, el monarca compró la casa y Mr. Archer Huntington, presidente y fundador de The Hispanic Society of America, compró las dos viviendas colindantes con la intención de crear una biblioteca y un museo.

Ver más

Línea horizontal

La Biblioteca Popular y Cervantina

En 1912, el Ayuntamiento cedió el uso del espacio delantero de la casa, impidiendo la construcción para que esta pudiera ser contemplada libremente desde la calle de Miguel Íscar. Entre finales del mismo año y principios del siguiente, se hicieron arreglos sufragados por los nuevos propietarios y el propio marqués continuó las obras hasta 1916, fecha en que se hizo cargo el Estado.

El 23 de abril de 1916, se abrió al público la Biblioteca Popular y Cervantina con un depósito de libros de la Biblioteca Nacional y de la colección personal del propio marqués. Se convirtió en la segunda biblioteca más importante del país tras la biblioteca madrileña.

Línea horizontal

El Museo ve la luz

En 1948, tras legar al Estado las fundaciones y donaciones del marqués de la Vega-Inclán, se inauguró el museo. Para recrear la vivienda, se consultaron las cartas de dote y los testamentos, documentos donde se podía rastrear muebles y objetos que poseyó la familia. La nueva instalación se inauguró el 23 de abril de 1948.

En 2005, con motivo del IV centenario de la primera parte del Quijote, el museo renovó la museografía basándose en documentos familiares de Cervantes, literatura, pintura y estudios históricos de la época.

Ver más

Subir