Retratos del marqués de la Vega-Inclán

reverso del lienzo

Se apreciaba un buen estado de conservación en las dos obras, con algunas patologías puntuales como deformaciones en la tela provocadas por las dos cartelas de papel adheridas en el reverso. Leve suciedad en la capa de la policromía, destensado de la tela y leve suciedad igualmente en el reverso de la tela.

El procedimiento aplicado consistió en el desmontado de los marcos, eliminando los clavos de sujeción que además estaban presionando el bastidor contra la madera. Se empapelaron ambos lienzos como protección temporal para poder realizar labores sobre el reverso, donde se encontraban las cartelas de papel con adheivos. El despegado y retirada de dichas cartelas se efectuó de manera mecánica, interponiendo un bisturí entre la tela y el papel para una presión y palanca controlada.

Posteriormente se procedió a la limpieza general de la tela y el bastidor mediante sistemas mecánicos: brochas, esponjas y cepillos de cerdas suaves con aspiración controlada. Y algodón con etanol para desincrustar la suciedad más adherida.

Finalmente, el papel japonés del anverso se retiró mediante gamuzas suaves y agua caliente controlada, lo que ayudó a retirar la suciedad adherida a la capa pictórica, rescatando la luminosidad inicial.

Subir