Ud está aquí:
  1. Museo Casa de Cervantes
  2. Cervantes
  3. Biografía
  4. Comisario y escritor

Comisario y escritor

Porta Novelas Ejemplares

Poco después de su matrimonio, en 1587 marcha solo a Sevilla. Durante trece años tuvo cargo de comisionado, reuniendo provisiones de trigo, cebada, aceite para la flota que se pertrechaba contra Inglaterra. Cervantes nos dejó su particular visión del suceso de la Armada Invencible en estas dos canciones.

Fracasado su intento de conseguir destino en América, trabajó en la recaudación de tercias y alcabalas en el reino de Granada. Tan difíciles y espinosos encargos le procuraron serios disgustos que en varias ocasiones le llevaron a la cárcel por acusaciones relacionadas con asuntos de la hacienda real.

Como curiosidad, en 1595 participó en un concurso literario convocado por el convento zaragozano de Santo Domingo para celebrar la canonización de San Jacinto. Ganó el primer premio con esta glosa a San Jacinto.

En 1600 se traslada a Madrid, haciendo visitas a Toledo y Esquivias. En 1604 viaja a Valladolid para solucionar su “negocio” literario más importante: la edición de su novela El Quijote, y se instaló en la ciudad, entonces Corte Real, donde permaneció seguramente hasta los primeros meses de 1606.

Los diez últimos años de vida los pasaría en Madrid, culminando su producción literaria y saboreando lo poco que pudo disfrutar de sus éxitos, como la difusión del Quijote por Europa.

Murió en 1616 en Madrid, siendo enterrado en la vecina iglesia conventual de las monjas Trinitarias de San Ildefonso. Su esposa le sobrevivió hasta el año 1626 y su hija Isabel falleció el 20 de septiembre del 1652.

Su vida difícil y azarosa no le impidió crear una sólida obra literaria, cuya carrera se inicia con la novela pastoril La Galatea (1585) y prosigue con sus comedias en verso como Los baños de Argel y sus entremeses en prosa como El retablo de las maravillas, convirtiéndose con El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605) el más extraordinario exponente de la literatura castellana y uno de los más representativos de la universal. Las doce Novelas ejemplares, aparecidas entre 1605 y 1613 constituyen el pórtico de su Viaje al Parnaso (1614) y de la Segunda parte del ingenioso cavallero don Quixote de la Mancha (1615), cerrando su producción la novela bizantina Los trabajos de Persiles y Sigismunda, la cual consideraba su favorita.Salto de línea

Subir